Lưu trữ Tag: psicologo gijon

Traumas Psíquicos y Regresiones: “campos de pensamiento”


Viene de: http://www.akapsico.com/2012/09/traumas-psiquicos-de-vidas-pasadas-o-traumas-psiquicos-auto-existentes/

Otra posibilidad que algunos defienden es que una conciencia encarnada, una persona, que ha muerto de manera traumática (por ejemplo un accidente de coche) o con bajo nivel de conciencia (ya sea porque en vida no la desarrollara o porque recibiera mucha anestesia en los momentos previos a la muerte) puede ver impedido su camino de vuelta a la Fuente, puede no darse cuenta de su propia muerte y permanecer adherida a esta existencia (se habla de “parapsicóticos” o “conciexes asediadoras” o simplemente “demonios”) valiéndose de una conciencia encarnada, de una persona con cuerpo físico, para satisfacer sus deseos enfermos (alcohol, fornicación, gula, etc.).

De la misma manera que podemos sintonizar con un campo de pensamiento y experimentar como propio un trauma psíquico de otro, también podríamos sintonizar con estos “campos integrados de pensamiento” (los llamamos así si aglutinan pensamientos y sentimientos de una persona en una vida), estas “conciexes desconcertadas” y asimilar como propios sus conflictos y miedos.

Esta sintonización se produciría debido a nuestra propia conducta y estado de conciencia. Por ejemplo: si nos dejamos llevar por la ebriedad, correremos el riesgo de que otros desomados aun deseosos de ebriedad se peguen a nosotros y aumente así nuestro deseo.

Una manera indicada de tratar esta condición es purificar y “domar” nuestros deseos. Los sabios y los santos de todas las tradiciones espirituales han incidido siempre sobre este punto: no dejarnos arrastrar por el deseo de alcanzar gloria entre los hombres, acumular riquezas o por el buen comer, por la fornicación, la vanagloria o la ira. Dominando el deseo reconducimos nuestra existencia hacia Dios (conectándonos con nuestro Dios interior, nuestra naturaleza crística o búdica, nuestro Maestro, nuestro Programa Matriz) hacia la auto-realización y la trascendencia, hacia la acutalización de todos nuestros potenciales, y podremos librarnos de esos asediadores, que ya no nos encuentran sintonizados con sus deseos, que ya no encuentran en nosotros esa debilidad de la que aprovecharse.

Pablo Pérez: Psicólogo, Psicoterapeuta

Oviedo y Gijón, Asturias

Vidas Pasadas: Traumas y Regresiones


Cuando oigo hablar de la existencia de vidas pasadas, de “yo” he existido antes, en otro  momento, en otro lugar, con otro nombre, otras ocupaciones, etc., siento que muchas veces está hablando el “ego” de la persona, un falso yo, esa reducida parte de nosotros mismos que tiene miedo a no ser, a dejar de ser, y que se ensalza a sí mismo, se convierte en el mayor admirador de sí mismo.

Es como la tubería por la que pasa el agua: el ser actual con su cuerpo físico, sus ocupaciones, sus circunstancias, es la tubería. Y el agua es la esencia, la naturaleza crística o búdica (o como queramos llamarla, ese Racimo de la Gran Parra) que hay en nosotros, lo que no perece, lo que encarna una y mil veces y busca el mar, busca la unión con el Todo, la conciencia cósmica, la comunión universal.

El ego nos lleva a creer que “yo, tubería” he sido otras tuberías, otros conductos por los que ha pasado el agua, que he tenido otras muchas existencias anteriores, que siempre he existido y siempre existiré.

Y lo que está sucediendo es que el agua, que todo lo conoce, que es la verdadera esencia, eterna y perfecta, guarda un recuerdo de aquellos otros conductos por los que ha pasado y, por similaridad con aquellos, la tubería que hoy soy accede a esa memoria del agua y se cree que esa memoria es suya, que son recuerdos propios, que ha sido otras tuberías.

Lo más a lo que una tubería puede aspirar es a darse cuenta de que el agua está ahí queriendo pasar a través suyo, y el agua ama con su caricia, con su leve contacto, y el agua pide paso, pide atención, te da la oportunidad de contenerla, de saborearla, el agua no quiere ser nada porque ya es, no quiere llegar a ningún lado porque ya está en todos lados, sólo quiere darte la opotunidad a ti tubería de conocerla, y a través del esfuerzo por dejarla fluir, del contacto con ese pequeño chorro de agua, te permite conocer el mar, todo el agua del mundo, el agua de cada célula viva, de cada nube, te permite fundirte con ella y ser todo.

Y cuando tus células de tubería se vuelvan inservibles, si sólo has mirado al exterior contemplando el paisaje, bebiendo hasta hartarte, pavoneándote soberbio, creyendo que el agua te pertenece, sin pararte a pensar de dónde viene y a dónde va, y qué quiere el agua de mí, qué sentido tiene que pase a través de mí cuando puede pasar por todos lados, por el aire, por el suelo… mis dehechos yacerán a un lado del camino, querré llorar pero no podré porque estaré seco.

Pero  si te vuelves a conocer el agua, lo amas y te fundes con él, agradeciéndole cada minuto de su contacto, la degradación de tu carcasa de tubería te importará cada día menos, porque cada día serás más el agua, y serás tubería mientras te toque serlo, con abnegación, con devoción, porque sabrás cuál es tu función y qué maravilloso sentido tiene tu forma actual de tubería, pero sabrás que tu corazón es de agua y no de plástico, que tu alma está en el agua, que lo que llamamos tubería no es sólo el plástico de fuera sino también el agua de dentro. Y cuando el tubo esté inservible, lo deshecharás como una camisa vieja, agradeciéndole su aporte, y entonces dejarás completamente de ser tubo y serás solamente agua. Como tubería has contribuído a regar el mundo y como agua no puedes tener sed, nunca te secarás.

Algunas personas me han consultado por traumas en vidas pasadas queriendo hacer regresiones a esas vidas para curar esos traumas.

Cuando hablamos de traumas de vidas pasadas creo que puede estar sucediendo lo siguiente: Continúa en : http://www.akapsico.com/2012/09/traumas-psiquicos-de-vidas-pasadas-o-traumas-psiquicos-auto-existentes/

Pablo Pérez: Psicólogo, Psicoterapeuta

Oviedo y Gijón, Asturias

Reflexiones en Psicoterapia: Pablo Pérez, Psicólogo – Oviedo y Gijón, Asturias


No hay escuela o corriente de la Psicología (en Oviedo y Gijón, en toda Asturias, la más extendida es la Cognitivo-Conductual) que no aporte comprensión sobre la mente y/o el comportamiento del ser humano: el Conductismo nos muestra cómo aprendemos por condicionamiento y repetición de asociaciones; el Cognitivismo cómo los pensamientos internos modifican nuestras respuestas ante los estímulos del ambiente; el EMDR (Reprocesamiento y Desensibilización por el Movimiento Ocular) cómo un Trastorno de Ansiedad (muchas veces Estrés Postraumático o Trastorno de Adaptación) o Depresión desencadenados tras una situación puntual traumática (Trauma Psíquico) pueden remitir también con gran celeridad; EFT y la Psicología Energética incrementan, a partir de la Medicina Tradicional China (MTC) y la Teoría de Meridianos, nuestro conocimiento y capacidades de curación del ser humano; la Psicología Humanista que las personas, para alcanzar la felicidad a largo plazo, deben conocerse a sí mismas y desarrollar la propia esencia interior; la Hipnosis que, de la misma manera que nuestra mente nos engaña, también nosotros podemos engañar a nuestra mente y que, finalmente, realidad y engaño son la misma cosa. 

 Sin embargo, el beneficio pleno de cualquiera de estas orientaciones en Psicología o Técnica concreta de Psicoterapia sólo podrá alcanzarse si el paciente está dispuesto a cambiar hábitos, a modificar su estilo de vida, a aprender y evolucionar hacia una comprensión más profunda de sí mismo, de la realidad y de la vida.

Y si, por su parte, el Psicoterapéuta o Psicólogo, además de ser un profesional con formación y experiencia suficientes con las técnicas más apropiadas, ha evolucionado y evoluciona también personalmente, si está enraizado en el presente y si es emocionalmente capaz y equilibrado. 

Porque, al fin y al cabo, una relación terapéutica es un encuentro entre dos personas en que una pide ayuda y la otra la ofrece con el objetivo de mejorar el estado anímico, psíquico o emocional, y en la que tanto el que da como el que recibe la Psicoterapia, tanto el Psicólogo como el Paciente, pueden aprender y beneficiarse.

Pablo Pérez García, Psicólogo Col: O-2138

Master en PsicoOncología, Experto en Psicopatología

Atención en Oviedo:

C/Manuel Pedregal, 2-2A

En Gijón:

C/Cervantes, 8BIS-2ºA

Teléfono: 629835699

Mail: pablo@akapsico.com

Pablo Pérez García, Psicólogo, Oviedo y Gijón: BioPsicoTerapias


Las BioPsicoTerapias son un conjunto de técnicas destinadas a tratar los problemas emocionales que pueden causar tanto trastornos psíquicos como físicos.

Una limitación de la Psicología, y más aun de las Terapias Cognitivo-Conductuales o Terapias de Modificacion de Conducta, es que tienden a intentar resolver los problemas psíquicos con el razonamiento, es decir, “tratan lo psíquico con lo psíquico”, cuando en realidad muchos de los Trastornos Psicológicos tienen una raíz emocional, vienen de heridas emocionales, y con el razonamiento no se puede acceder y tratar las heridas emocionales, por la simple razón de que la emocionalidad no reside en la corteza cerebral, a la que se accede con el razonamiento y la cognición, sino en el Sistema Límbico, también llamado Cerebro Emocional, al que si acceden las BioPsicoTerapias.

Las Técnicas de Relajación, tan extendidas en la práctica de los Psicólogos Clínicos, son mucho menos eficaces que las Técnicas de Meditación para controlar y reducir la Ansiedad, ya que son aprendidas a un nivel racional y cuando se presenta la situación que suscita Ansiedad, si esta es elevada, como sucede en los Ataques de Ansiedad o en las Fobias, el Sistema Límbico deconecta literalmente la corteza cerebral y se hace cargo de la conducta, y en su repertorio sólo están el ataque (Agresividad, Confrontación, Irascibilidad, etc.) y la huida (Fobias Simples, Agorafobia, etc.).

Entre las BioPsicoterapias se encuentran las siguientes técnicas terapeuticas:

EMDR (Reprocesamiento y Desensibilización por el Movimiento Ocular)

TIC (Técnicas de Integración Cerebral: OEI, Anteojos, CROMO-TIC)

Psicología Energética o Tapping (EFT, TFT, etc.)

Auriculoterapia (Acupuntura Auricular) y Cromo-Auriculoterapia

ICV (Integración del Ciclo Vital)

Meditación

Nutrición Ortomolecular

Educación para la Salud (EpS): la alimentación, el ejercicio físico, la exposición al sol y la reducción de tóxicos constituyen abordajes complementarios también de gran interés en el tratamiento de los problemas relacionados con el Estrés, la Ansiedad y la Depresión.

Pablo Pérez García, Psicólogo Col. O-2138 trabaja en Psicoterapia con este enfoque en Oviedo y Gijón, Asturias.

En Oviedo:

C/ Manuel Pedregal, 2-2ºA

En Gijón:

C/Cervantes, 8 BIS-2ºA

Contacto:

Teléfono: 629835699

Mail: pablo@akapsico.com

Pánico: Fisiopatología de la Angustia I


Uno de los mayores males que asedian al paciente de pánico es la interpretación catastrofista de sus propias sensaciones corporales.

Es fundamental en el tratamiento de este tipo de pacientes una psicoeducación que incluya una detallada explicación sobre el origen y formación de los distintos síntomas, de manera que el paciente tenga la posibilidad de cambiar su interpretación catastrofista por otra más ajustada al proceso fisiológico subyacente.

A continuación se describirán algunos de los síntomas que caracterizan la respuesta de angustia, componente fisiológico del Ataque de Pánico (hoy llamado Crisis de Angustia por la preponderancia que se le otorga a esta sintomatología física) muy susceptible de interpretación catastrofista (negativa y exagerada):

  • Opresión o malestar torácico: este síntoma tan característico es habitualmente interpretado por el paciente de pánico (esta condición está presente en prácticamente todos los Trastornos de Ansiedad, especialmente en la Agorafobia, y en otros cuadros psicopatológicos) como la posibilidad o el peligro de estar sufriendo o sufrir próximamente un ataque al corazón o un infarto. Sin embargo, este malestar, opresión o dolor en el pecho, lejos de ser síntoma de infarto, es consecuencia de la hiperventilación, una práctica respiratoria característica en los pacientes con este trastorno que implica un ejercicio intenso de los músculos intercostales (en vez del diafragma) y que produce gran cansancio y dolor en esta zona del pecho cercana al corazón.
  • Nauseas y molestias abdominales: el estado de hiperalerta en el que vive el paciente con Trastorno de Pánico o Trastorno de Angustia (también, por supuesto, Trastorno de Pánico con Agorafobia) facilita que se produzcan nuevos Ataques de Pánico o Crisis de Angustia, con el consiguiente desequilibrio del Sistema Nervioso Autónomo, que reorganiza los niveles de aporte sanguíneo, incrementando el caudal hacia los grandes músculos, sobre todo las extremidades, para lo cual reduce el aporte en otras zonas menos necesarias en una situación de alerta. Una de estas zonas es el Sistema Digestivo. La consecuencia directa de esto es que se interrumpe la digestión y la comida cae pesadamente al estómago, produciendo nauseas, sensación de “nudo” o “mariposas”.
  • La sequedad de boca, estrechamente vinculada al miedo, está directamente relacionada con esta respuesta del Sistema Nervioso Autónomo que reduce el aporte sanguíneo al sistema digestivo e interrumpe la digestión, ya que la digestión comienza en la boca, con la saliva, y al interrumpir aquella también cesa la producción de saliva, produciendo esa sequedad de boca tan característica.

Pablo Pérez García, Psicólogo Experto en Psicopatología y Salud