Lưu trữ Tag: Cancer Mama

Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria. Conclusión


Según se ha expuesto en los anteriores artículos sobre Psiconeuroinmunología y Cáncer de Mama, parece verosímil la posibilidad de que algunos estados y procesos emocionales duraderos, como los sentimientos de Impotencia e Indefensión que acompañan a estados de Ansiedad y Depresión, vividos ante situaciones difíciles de la vida como pérdidas de seres queridos o abusos (Traumas Psíquicos) puedan, a través de la Respuesta de Estrés, causar un desequilibrio crónico en el sistema neuroendocrino e inmunitario, lo que generaría cambios en el microambiente tumoral, favoreciendo un más rápido y agresivo desarrollo del tumor mamario (Cáncer de Mama).

Para contrastar esta hipótesis es conveniente realizar más investigaciones en las que se implementen Métodos Psicoterapéuticos de Probada Eficacia para cambiar dichos estados y procesos emocionales negativos y medir la repercusión de este tipo de intervenciones sobre las características y desarrollo del tumor (pueden ser recomendables en este sentido técnicas como el EMDR o el EFT que han demostrado ampliamente su alta efectividad en la resolución de Traumas Psíquicos).

Para ello pueden ser de referencia los trabajos llevados a cabo por los oncólogos del Hospital de Glasgow en los que determinan que “Los agentes inflamatorios presentes en la sangre de pacientes de Cáncer metastásico de Mama resultan mejores indicadores de las probabilidades de supervivencia que el propio estado general de salud del paciente en el momento del diagnóstico”.
Una fórmula muy sencilla con dos análisis de sangre: proteína C-reactiva (PCR)< 10 mg/l Y albúmina > 35g/l = riesgo mínimo; PCR > 10mg/l Ó albúmina < 35 g/l = riesgo moderado; PCR > 10mg. Y albúmina < 35 g/l.

 Anterior: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria X”.

Pablo Pérez García, Psicooncólogo. Psicooncología: http://www.akapsico.com/psicooncologia-psicologia-cancer-traumas-estres-ansiedad-depresion-oviedo-gijon-terapia-complementaria-alternativa/

Oviedo y Gijón, Asturias.

Referencias bibliográficas:

1. A.M. Al Murri, J.M.S. Bartlett, P.A. Canney, J.C. Doughty, C. Wilson y D.C.
McMillan, “Evaluation of an inflammation-based prognostic score (GPS), in patients
with metastatic breast cancer”, British Journal of Cancer 94 (2) 2006, pg. 227-230.

Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria X


En el anterior artículo de esta serie comentábamos que el sentimiento de Impotencia puede hacer impotente al Sistema Inmune, contribuyendo a una situación de indefensión inmunologica en el paciente con Cáncer de Mama y favoreciendo así la progresión del Tumor Mamario.

Veremos ahora cómo puede ser esto a nivel fisiológico atendiendo al Microambiente Tumoral Mamario para tratar de identificar un mecanismo que sustente la Plausibilidad Biológica de esta hipótesis.

Algunas observaciones recientes apuntan a que la mutación de algunos genes no es suficiente para el desarrollo de un tumor mamario con un fenotipo totalmente maligno (Cáncer de Mama) sino que es necesaria la colaboración del Microambiente Tumoral.

En el Microambiente del Cáncer de Mama econtramos adipocitos, fibroblastos, células hematopoyéticas (incluyendo linfocitos y leucocitos) nuevos vasos sanguíneos, etc.

Los Macrófagos son un tipo de célula del Sistema Inmune y cuyo incremento de densidad en torno al Tumor Mamario se relaciona con un peor pronóstico del Cáncer de Mama. Esto parece contradictorio, pero así es.

Se trata de un fenómeno llamado Inmunoediting por el que los Macrófagos, según el tumor gana malignidad, pasan de atacar a desarrollarse interdependientemente con él: segregan EGF (Factor de Crecimiento Epidérmico)  y CSF-1 (una Citoquina) que favorecen el desarrollo del Cáncer de Mama, lo cual ha sido relacionado con una reducida actividad de los Linfocitos T liberadores del Interferon Gamma (activador de Macrófagos), y reccordemos los Linfocitos T son especialmente sensibles al Sentimiento de Impotencia.

Este fenómeno del Inmunoediting nos permite explicar cómo el sentimiento de impotencia puede hacer impotente al Sistema Inmune para luchar contra el Cáncer de Mama.

En el próximo artículo de esta serie de PsicoNeuroinmunología en Cáncer de Mama daremos una conclusión a todos los datos y relaciones que hemos analizado aquí.

 Anterior: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria IX”.

Referencias Bibliográficas:

1. J. W. Pollard, “Macrophages define the invasive microenvironment in breast
cancer”, Journal of Leukocyte biology, 2008, 84, pg.623-630.
2. Stephanie K. Bunt, Linglin Yang, Pratima Sinha, Virginia K. Clements, Jeff Leips
and Suzanne Ostrand-Rosenberg Reduced, “Inflammation in the Tumor
Microenvironment Delays the Accumulation of Myeloid-Derived Suppressor Cells and
Limits Tumor Progression”, Cancer Research 67, 2007, pg. 10019.
3. G. P. Dunn, H. Ikeda, A.T. Bruce, C. Koebel, R. Uppaluri, J. Bui, R. Chan, M.
Diamond, J.M. White, K.C. Sheehan, R.D. Schreiber, “Interferon-gamma and cancer
immunoediting”, Inmunology Res.2005, 32, pg. 231-246.

Pablo Pérez García, Psicooncólogo.

Prevención del Cáncer de Mama con Educación para la Salud 4: Enfermedades Médicas


Ciertos Problemas de Salud (patología médica, hábitos tóxicos, obesidad, etc.) pueden aumentar el Riesgo de Cáncer de Mama, tanto de que aparezca por primera vez como de que vuelva (recidiva). Seguidamente se relacionan los más significativos:

Patología Mamaria Previa: la “benigna” (hiperplasias, papilomas, etc.) y la ”maligna” (carcinoma ductal, lobulillar, etc.) pueden incrementar el Riesgo de desarrollar un Cáncer de Mama. Algunas de ellas leves, como muchos quistes, aumentan sólo ligeramente el riesgo, mientras que otras más importantes (trastornos proliferativos con atipia, sobretodo si contamos con historia familiar, por ejemplo) lo hacen de manera más relevante. Cuando hay una Patología Mamaria Previa, una debe tomarse aun más en serio, si cabe, la modificación de hábitos para construir un estilo de vida sano protector contra el Cáncer de Mama.

Síndrome Metabólico: se trata de un trastorno muy común que incrementa claramente el Riesgo de Cáncer de Mama. Se caracteriza por: Acumulación de Grasa en la Zona Abdominal, Insulinorresistencia e Hiperinsulinemia, Hipertensión Arterial, Colesterol y Triglicéridos. Cada uno de estos problemas aisladamente incrementa el riesgo de Cáncer de Mama y cuando se dan conjuntamente 3-4 de ellos (Síndrome Metabólico) el riesgo asciende gravemente. La Insulinorresistencia y la Hiperinsulinemia (Diabetes Tipo 2 o Síndrome de Resistencia a la insulina) son condiciones médicas estrechamente relacionadas con un mayor riesgo de Cáncer de Mama.

La aparición y la evolución de estos trastornos (Diabetes Tipo II y Síndrome Metabólico) se relacionan en gran medida con una mala alimentación: elevado consumo de productos con alto IG/CG-Índice Glucémico/Carga Glucémica, desequilibrio en el ratio Om6/Om3 y elevado consumo de productos de origen animal; todos ellos factores de riesgo directo para el Cáncer de Mama. Así que si modificamos nuestra dieta adecuadamente para reducir el riesgo de Cáncer de Mama (ver: “Alimentación y Cáncer de Mama) también reduciremos el riesgo de Diabetes Tipo II, Síndrome Metabólico y los factores que engloban (todo buen programa de Educación para la Salud que se centre en prevenir una enfermedad debe ser neutro o favorable para la salud en general).

La Depresión Nerviosa incrementa el riesgo de Resistencia a la insulina o Diabetes Tipo 2 y la complica, por lo que también debemos tratarla y sin medicamentos (ver: “Cuidado Psico-Emocional y Cáncer de Mama”) para así reducir indirectamente el riesgo de Cáncer de Mama.

El sedentarismo o escasa actividad física también constituye un factor de riesgo para el Cáncer de Mama (así como para la Diabetes Tipo 2 y el Síndrome Metabólico) por lo que llevar una vida más activa es recomendable para prevenir y tratar estos dos graves problemas de salud, así como el Cáncer de Mama.

El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de Cáncer de Mama en mujeres postmenopaúsicas. En mujeres premenopaúsicas, el sobrepeso en sí no se relaciona con un mayor riesgo de Cáncer de Mama, pero sí la acumulación de grasa en la zona abdominal que, como hemos visto forma parte del Síndrome Metabólico, de manera que mantenerse en un peso saludable y/o reducir el sobrepeso es recomendable para reducir el riesgo de Cáncer de Mama.

Consumo de alcohol: aunque sea moderado, no es para nada recomendable. La excepción parece estar en el vino tinto en cantidades mínimas (2-3 copas a la semana).

Enfermedad Tiroidea: los problemas de tiroides están más presentes en las mujeres con Cáncer de Mama. Parece que el hipotiroidismo o la carencia de yodo puede relacionarse con el Cáncer de Mama en animales, pero esta relación aun no está clara en mujeres.

Debemos pues modificar nuestro estilo de vida en conjunto para reducir estos problemas médicos y a la vez el Cáncer de Mama.

Basado en: Prevención del Cáncer de Mama: Factores de Riesgo y Factores Protectores Modificables. Revisión y Recomendaciones en Educación para la Salud, 2012,  Pablo Pérez García.

Pablo Pérez García, Psicooncólogo, Presidente de la Asociación Estilo Anti-Cáncer: www.estiloanticancer.wordpress.com

Atención en Oviedo, Gijón y Llanes, Asturias.

Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria IX


¿Es entonces, como nos preguntábamos en el último artículo, el sentimiento de impotencia, la sensación de inescapabilidad de las situaciones difíciles de la vida, lo que puede favorecer el desarrollo de un Cáncer de Mama?

Para responder a esta pregunta, haremos referencia a varios artículos científicos publicados sobre el tema:

En el primero de ellos (1), se llega a la conclusión de que ciertos tipos de afrontamiento y personalidad relacionados con experiencias vitales estresantes incrementan el riesgo de Cáncer de Mama. Concretamente indica que las mujeres que no exteriorizan sus emociones ante una situación dura como puede ser un maltrato o la pérdida de un ser querido y que no se permiten a sí mismas recibir de otros ayuda o consejo, corren un mayor riesgo de desarrollar un Cáncer de Mama tras vivir una situación de este tipo.

En otro estudio (2) se indica que las mujeres (en este caso con cáncer de ovario) que se sentían amadas y protegidas, por un lado, y mantenían alta la moral y podían controlar su Ansiedad, por otro, mostraban unas NK (Natural Killers: integrantes del Sistema Inmune del organismo que juegan un importante papel en el control y destrucción de las células cancerosas) más combativas que las que se sentían solas, abandonadas o emocionalmente deshechas (estos cambios en la respuesta inmune no sólo de daban en la sangre periférica, sino también al nivel del tumor).

En este estudio se llega a la conclusión de que el Estrés se relaciona con la Respuesta Inmune Celular y que la presencia de Estrés  influye en el microambiente tumoral (siendo las condiciones de este microambiente tumoral, como veremos en el siguiente artículo, determinantes en la progresión del tumor).

 Un tercer estudio (3) muestra que en mujeres recientemente operadas de Cáncer de Mama, cuanto más activas estaban sus NK (Natural Killers) en las semanas siguientes a la operación, más probabilidades tenían de sobrevivir a largo plazo. Y además indica que las mujeres con Cáncer de Mama que eran más capaces de enfrentarse psicológicamente a la enfermedad tenían más activas sus NK que aquellas que se sumían en la Depresión y el Sentimiento de Impotencia.

Entonces, a partir de los resultados y conclusiones de estos estudios, ¿podemos interpretar que:

El Sentimiento de Impotencia que experimentamos hace volverse a nuestro Sistema Inmune Impotente, lo cual impide a nuestro organismo luchar efectivamente contra la enfermedad, en este caso el Cáncer de Mama?

Puede que esta relación suene demasiado poética para ser creible, pero sigamos revisando estudios científicos para profundizar en la cuestión.

En el siguiente artículo echaremos un vistazo al Microambiente del Tumor Mamario para comprobar si esta hipótesis es sostenible.

Siguiente: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria X”.

Anterior: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria VIII”.

Autor: Pablo Pérez García. Psicólogo, PsicoOncólogo, Col. O-2138.

Consulta en Oviedo, Gijón y Llanes (Asturias). Teléfono: 629835699

Referencias Bibliográficas:

1. C. L., Cooper, E. B., Faragher, “Psychosocial stress and breast cancer: the inter-relationship between stress events, coping strategies and personality” Psychol Med. 23(3) 1993, pg. 653-62.

2. S. K. Lutgendorf, A. K. Sood, B. Anderson y otros, “Social support, psychological distress and NK cells activity in ovarian cancer”, Journal of Clinical Oncology 23 (28), 2005, pg. 7105-7113

3. S. M. Levy, R. B.  Herberman, M. Lippman, T. D’Angelo, “Correlation of stress factors with sustained depression of natural killers cell activity and predicted prognosis in patients with breast cancer”, Journal of Clinical Oncology 5 (3), 1987, pg.348-353.

Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria IV


De entre los tres factores comentados, necesarios para el crecmiento y diseminación del tumor (inflamación, estromagénesis y angiogénesis) este estudio se centra en el primero de ellos, la inflamación, y un factor específico, el NFkB.

Dentro de este proceso pro-inflamatorio, explican los Dres. Díaz-Faes J. y Ruibal A., dos de los mayores expertos nacionales en cáncer de mama, en FEMA: “el NFkB (Factor Nuclear de Transcripción-kappaB) juega un papel fundamental: los genes que regulan la inflamación y sus efectos defensivos reparadores están regulados principalmente por el NFkB. Es necesario que este actúe para que después el fibroblasto genere las señales molecualres imprescindibles para activar la angiogénesis. Además, a través de factores paracrinos (TGF-B, PDGF, IGF, etc.) activa la fibrogénesis y reconstrucción del estroma. A través de sus factores de crecimiento epiteliales, neurotróficos y hemotopoyéticos regenera localmente el parénquima y la inervación. De nuevo el NFkB juega un importante papel, ocupándose de activar muchas de las respuestas celulares requeridas (potencia la trasncripción de genes que controlan la proliferación, diferenciación y activación tilular) e inhibe la apoptosis de numerosos tipos de células.

Dos de las más prestigiosas revistas científicas del mundo, Science y Nature, publican sendos artículos corroborando el papel fundamental del NFkB en el crecimiento y desarrollo de los tumores:

 “Prácticamente todos los factores anticancerígenos son inhibidores del NFkB“, explica el Dr. Baldwin A, de la Unviersidad de Carolina del Norte.

La inhibición del NFkB consigue que la mayoría de las células cancerosas se vuelvan mortales de nuevo, además de impedir que provoquen metástasis“.

Son muchas las investigaciones que corroboran este papel fundamental del proceso inflamtorio y, especialmente, del NFkB, en el crecimiento y desarrollo de los tumores.

Lo que es menos conocido es el papel que puede jugar el Estrés Crónico, la Depresión o los Traumas Psíquicos en este proceso inflamatorio. Para comprender esta relación revisaremos Qué es la Respuesta de Estrés.

Siguiente: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria V”.

Anterior: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria III”.

Autor: Pablo Pérez García, Psicólogo, PsicoOcólogo, Col. O2138

Teléfono: 629835699; pablo@akapsico.com

Gijón, Asturias. 

Referencias Bibliográficas:

Díaz-Faes J, Ruibal A, “Cáncer de mama, avances en diagnóstico, tratamiento e investigación” FEMA 2006, pg. 63-76.

Marx J,  “Inflamation and cancer: The link grows stronger”; Science 2004, Vol. 306,N 5698, pg. 966-968.

Karin M, Greten F R, “NFkB: linking inflamation and inmunity to cancer development and progression”, Nature Reviews Inmunology 2005, pg 749-759.

Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria V


Para comprender cómo se relaciona el Proceso Inflamatorio y el NFkB con el Estrés (y, consecuentemente, el Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos con el Cáncer de Mama) repasaremos brevemente en qué consiste:

La Respuesta de Estrés

El Estrés es un estado de mayor activación del organismo, consecuencia de un proceso de adaptación a demandas o necesidades ligadas a múltiples factores y aspectos de la persona y su ambiente.

Emociones como el miedo (posible consecuencia de una necesidad insatisfecha de seguridad) o la rabia (posible consecuencia de una necesidad de no ser atacado o de ser respetado) desencadenan la Respuesta de Estrés, que parte del Sistema Límbico a través del Hipotálamo y la Hipófisis y se desarrolla por dos vías:

  1. Eje HPA o Vía Endocrina (Hipotálamo-Pituitaria-Gándulas Suprarrenales) que termina con la liberación de Catecolaminas y Glucocorticoides (Noradrenalina y Cortisol principalmente).
  2. Eje SNA o Vía Nerviosa (Sistema Nervioso Autónomo) produciendo una hiperactivación de la rama simpática (aumento del tono muscular, vasoconstricción periférica, aceleración del ritmo cardiaco, etc.).

Estos son aspectos bien conocidos de la Respuesta de Estrés.

Sin embargo, la Respuesta de Estrés no termina aquí: con el incremento de los niveles de Catecolaminas y Glucocorticoides en sangre parece producirse un efecto de disregulación inmunitaria (inmunoediting) y pro-inflamatorio, lo cual no ha de extrañarnos, ya que la Respuesta de Estrés se desarrolló filogeneticamente (en la evolución de la especie) para protegernos de potenciales peligros físicos (como por ejemplo un depredador) y por tanto resultaba adaptativo que, en caso de producirse una herida en el cuerpo, existiera un proceso inflamatorio de acción rápida que acelerase la llegada de plaquetas y glóbulos blancos para cerrar la herida y controlar los gérmenes.

Hoy en día, la misma Respuesta de Estrés de hace miles de años aparece en situaciones que no son de peligro físico real, pero sí de peligro emocional, social, etc. y produce la misma reacción de Inmunoediting y Pro-Inflamatoria.

Siguiente: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria VI”.

Anterior: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria IV”.

Autor: Pablo Pérez García. Psicólogo y Psicooncólogo. Col. O-2138

Teléono: 629835699

Gijón, Asturias.

pablo@akapsico.com

Referencias bibliográficas:

LeDoux, J.E. (1996), The Emotional Brain: The Mysterious Underpinnings of Emotional Life; New York, Simon & Schuster.

Arnsten, A.F. y P.S. Golman-Rakic (1998), “Noise stress impairsprefrontal cortical cognitive function in monkeys: evidence for a hyperdopaminergic mechanism”, Archives of General Psychiatry, vol.55 (4), pg. 362-368.

Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria VI


En el artículo anterior vimos cómo funciona la Respuesta de Estrés y cómo puede ser originada por emociones negativas intensas. Además, la relacionábamos con efectos inflamatorios.

En este artículo veremos algunos mecanismos que subyacen y explican dicho efecto pro-inflamatorio basándonos en la Psiconeuroinmunología, la disciplina que estudia las relaciones entre las emociones y el sistema inmune o de defensa del organismo.

Veamos algunos mecanismos concretos identificados en publicaciones científicas de prestigio:

  • Citokinas pro-inflamatorias como la IL-1 están implicadas en los efectos celulares y conductuales del estrés y en los trastornos depresivos.
  • NFkB es un mediador crucial entre la respuesta de estrés y la citoquina pro-inflamatoria IL-1.
  • Estrés inducido en laboratorio incrementa los niveles de IL-6 y NFkB; este incremento es mayor en pacientes deprimidos y con historia de sucesos estresantes tempranos.
  • Las hormonas del estrés (Glucocorticoides y Catecolaminas) pueden realmente facilitar la respuesta inflamatoria induciendo la producción de IL-1, IL-6, IL-8, TNF-alpha y CRP.

La importancia de estos mecanismos estudiados es muy relevante dada la abundancia de investigaciones clínicas que nos indican la correlación o la relación aparente entre los aspectos emocionales (principalmente el Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos, y las intensas emociones negativas que les acompañan) y un mayor riesgo de desarrollar Cáncer de Mama.

Gracias a estos mecanismos que ya conocemos (y otros que iremos conociendo) podemos explicar con fundamento científico (no sólo a través de la observación de pacientes sino a través de la investigación básica con animales de laboratorio) las relaciones que pueden existir entre las Conductas Psico-Emocionales y el Cáncer de Mama.

Siguiente: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria VII”.

Anterior: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria V”.

Autor: Pablo Pérez García. Psicólogo, PsicoOncólogo, Col. O-2138.

Teléfono: 629835699

Gijón, Asturias.

Referencias bibliográficas:

Ja Wood Koo, Scott J Russo, Deveroux Ferguson, Eric J Nestler, Ronald S Duman: “Nuclear Factor k-B is a critical mediator of stress-impaired neurogenesis and depressive behavior” PNAS 2010 107 (6) pg. 2669-2674.

T W Pace, T C Mletzko, O Alagbe, D L Musselman, C B Nemeroff, A H Miller, C M Heim: “Increased Stress-Induced Inflammatory Responses in male patients with Major Depression and increased Early Life Stress”, Am J Psychiatry 2006, 163, pg. 1630-1633.

E Calcagni, I Elenkov: “Stress system activity, innate and T helper cytokines, and susceptibility to inmune-related diseases” Ann N Y Acad Sci 2006 Jun, 1069, pg. 62-76.

Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria VII


En el artículo anterior se comentaron algunos mecanismos concretos que pueden mediar entre las nombradas condiciones emocionales (Estrés Crónico, Depresión y Traumas Psíquicos) y determinadas consecuencias fisiológicas (Respuesta Inmune) afectando al desarrollo de los tumores, en este caso el Cáncer de Mama.

Dichos mecanismos identificados nos permiten entender mejor algunas observaciones clínicas que se encuentran descritas en la literatura médica y que relacionan el Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos (principalmente la pérdida o el deterioro de una relación afectiva importante) con la desorganización del Sistema Inmune, mayor riesgo de desarrollar un Cáncer de Mama y de que este progrese más agresivamente.

De entre las muchas publicaciones existentes que se refieren a esto se han seleccionado algunas de las revistas científicas más prestigiosas:

  • El “American Journal of Epidemiology” publica en 2003: “Entre 10.000 mujeres estudiadas, la pérdida de una relación afectiva importante duplica el riesgo de cáncer de mama”.
  • En “Lancet Oncology” se publica en 2004: “El Estrés Crónico y la Depresión probablemente desorganizan la respuesta inmune y favorecen el desarrollo y progresión de algunos tipos de Cáncer”.
  • En “Nature Reviews Cancer” en 2006 se lee: “El Estrés y la Depresión Crónicas, así como la Falta de Apoyo Social pueden constituir factores de riesgo para el desarrollo de un Cáncer”.

¿Se quiere dar a entender con esto que las Situaciones Estresantes predisponen o favorecen la aparición de un Cáncer de Mama?

Si esta relación fuera tan clara,

¿Cómo se explica que hoy en día la Intervención Psicoterapéutica no sea un tratamiento más en el Cáncer de Mama, como la cirugía o la quimioterapia?

En el siguiente artículo veremos algunas dificultades metodológicas a las que se han enfrentado los investigadores y que pueden ser en parte la causa de la disparidad en los resultados y la divergencia en las opiniones en cuanto a si el Estrés Crónico, la Depresión o los Traumas Psíquicos pueden favorecer el desarrollo de un Cáncer de Mama.

Siguiente: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria VIII”.

Anterior: “Emociones y Cáncer de Mama: interés del Estrés Crónico, la Depresión y los Traumas Psíquicos en Patología Mamaria VI”.

Autor: Pablo Pérez García. Psicólogo, PsicoOncólogo, Col. O-2138.

Teléfono: 629835699

Gijón, Asturias.

Referencias Bibliográficas:

K Lillberg, P K Verkasalo, J Kaprio, L Teppo, H Helenius and M Kolsenvuo, “Stressful live events and risk of breast cancer in 10808 women: a cohort study”, American Journal of Epidemiology 157, 2003, pg 415-423.

E M V Reiche, S O V Nunes and H K MOrimoto, “Stress, depression, the inmune system and cancer”, Lancet Oncology 5 (10), 2004, pg 617-625.

M H Antoni, S K Lutgendorf, S W Cole et cols., “The influence of biobehavioural factors on tumor biology: pathways and mechanisms” Nature Reviews Cancer 6 (3), 2006, pg 240-248.