Lưu trữ Tag: psicoterapia en Gijón

Pánico y Agorafobia


La agorafobia es el miedo y comportamiento de evitación hacia lugares y/o situaciones en que resulte difícil o embarazoso escapar o recibir ayuda en caso de experimentar un ataque de pánico o crisis de angustia (“ataque de pánico” y “crisis de angustia” son dos maneras de referirse a lo mismo; anteriormente la denominación oficial era “ataque de pánico” y hoy es “crisis de angustia”).

La Agorafobia puede desarrollarse posteriormente a los ataques de pánico o sin ellos.

Cuando la Agorafobia se desarrolla tras ataques de pánico podemos entenderla como una manera de evitar esas situaciones de pánico/angustia. Como en cualquier fobia, la tendencia para evitar aquello temido es huir. Uno tiende a evitar o huir de lugares públicos como el hipermercado, el cine o eventos multitudinarios. También tiende a no querer alejarse de casa.

Pánico/Angustia y Agorafobia son conceptos y manifestaciones sintomáticas que solemos encontrar juntas. La Agorafobia puede ser una consecuencia del pánico (una tendencia a huir de los lugares y situaciones donde uno experimentó el pánico/angustia), pero también puede ser consecuencia de otros traumas distintos de los ataques de pánico/angustia (debido a que durante la crisis de angustia/ataque de pánico uno puede llegar a sentir peligro de su propia vida, así como otros síntomas con gran intensidad, cada ataque de pánico constituye un trauma en sí mismo, según la definición oficial de trauma: cualquier evento que represente una amenaza para la integridad física/psíquica/social de uno mismo o de otros). Así que si bien un ataque de pánico constituye un trauma en sí mismo y puede generar Agorafobia como consecuencia de dicho trauma (y todos los trastornos de Ansiedad son derivados de traumas), la Agorafobia también puede ser una manifestación de un trauma de distinta índole.


Pablo Pérez García
Psicólogo, Col.: O-02138
Experto en Psicopatología Y Salud
pablo@akapsico.com
Teléfono: 629 835 699

MÉTODO TRADICIONAL CHINO PARA PRESERVAR LA SALUD DE NUESTROS MAYORES


El guijarro es una piedra normal en China. Según la teoría de la Medicina Tradicional China, la superficie dispareja de esta piedra puede estimular los puntos acupunturales de las plantas de los pies. Esta comprensión es similar a la de la acupuntura y la moxibustión. Significa que muchas partes del cuerpo humano, distantes o cercanas unas de otras, están conectadas por los acupuntos, y que el estímulo aplicado en ellos ayuda a mejorar el ánimo y la salud de la persona.
Los caminitos empedrados con grava favorecen todavía más la salud y contribuyen a bajar la presión sanguínea. Un nuevo logro del estudio muestra que tras andar sobre estos caminos 30 minutos a diario durante cuatro meses seguidos, las personas mayores de 60 años han bajado su alta presión considerablemente y elevado mucho su capacidad de equilibrio corporal y coordinación de las acciones.

Después de observar a chinos andando y desandando caminos empedrados tradicionales a modo de ejercicio físico, los científicos estadounidenses efectuaron una investigación durante 16 semanas y el resultado fue una gran sorpresa. Descubrieron que los voluntarios ofrecidos a la práctica habían bajado de presión sanguínea y habían disminuido su peso notablemente.

Además, el personal llevó a cabo un experimento de simulación. Hicieron andar y desandar descalzos a un grupo de voluntarios sobre un colchón de seis pies de largo por 1,5 de ancho y cubierto de guijarros redondos. Mientras tanto, el otro grupo de voluntarios, quienes también llevaban calcetines, caminó en un espacio sin colchón.

Tras finalizar el ejercicio, casi todos los 108 voluntarios manifestaron que se sentían mejor. Sin embargo, la mitad de ellos, los que caminaron sobre el colchón con guijarros, habían mejorado mucho su equilibrio y flexibilidad del cuerpo y su presión sanguínea.

El neurofisiólogo de la Universidad de Ciencias Sanitarias de Oregón, Faye Holyoake, expresó que el estudio ha dado apoyo a la opinión de que mantener la flexibilidad del cuerpo y su capacidad de equilibrio ayuda a postergar y prevenir el envejecimiento. Declaró: “Este método eleva el equilibrio corporal, lo cual no me extraña nada. Un cúmulo de evidencias indica que quienquiera que ose desafiar elevará su capacidad de equilibrio”. He aquí su explicación: El equilibrio del cuerpo depende de dos sistemas complicados: uno es el del vestíbulo del oído interior, y el otro es el de la percepción corporal apoyada en la conexión de la piel con los huesos y la carne. En circunstancias normales, el equilibrio depende de este sistema en el 70% y de aquél en el 30%. Pero cuando el camino no es nivelado o es disparejo, la persona depende más del sistema del vestíbulo del oído interior, hasta en el 70%. Holyoake añadió: “Este método beneficia mucho a los ancianos; pues a medida que crece la edad, el receptor del sistema del vestíbulo del oído se va dañando. Sin embargo, cuando uno anda con frecuencia sobre caminos no planos o disparejos, en realidad está usando ese sistema y, por tanto, está mejorando su función.

Fuente: spanish.china.org.cn (23/06/2008)

Conducta suicida en adolescentes: condicionantes sociales y sucesos vitales negativos.


 

LA CULTURA DE LAS TRES PANTALLAS: los niños y adolescentes crecen hoy rodeados de imágenes (ordenador, videojuegos y tele). Ello supone que tienen una menor necesidad de crear imágenes, porque ya están creadas, disponibles (al contrario que una obra de literatura o un juego tipo “ladrones y policías”, para cuyo mayor disfrute uno debe ir construyendo imágenes y escenarios mentales). Esto, en relación con recientes investigaciones en las que se muestra que las personas que piensan más en palabras presentan menor activación somática, en particular para la ansiedad, se conectan menos con la situación temida y escapan a través de este posible mecanismo de evitación, estas personas, adolescentes en nuestro caso, serían más propensos a acumular sus traumas, precisamente debido a la evitación del afrontamiento y a la reducida capacidad para producir imágenes, por mero desuso. La evitación de los estímulos potencialmente traumáticos o activadores, la acumulación de situaciones livianas e importantes sin resolver, la experiencia de una baja capacidad para resolverlas (imaginación pobre, actitud desajustada, escaso éxito e implicación y débil creencia en las propias capacidades), y el distrés provocado por las rumiaciones y preocupaciones, podrían propiciar esta última y desesperada conducta de huida de los problemas para los que no se encuentra solución y que se vuelven insoportables, que es el acto suicida.

 

 

PAPÁ Y MAMÁ TRABAJAN FUERA: esta situación cultural generalizada y normalizada hoy día, y escasamente acontecida en la historia de nuestra especie, genera que el niño, incluso bebé, sea llevado a guarderías y demás, y se le obligue a separarse de su madre desde su más temprana infancia, en muchos casos a los dos meses, cuando se termina la baja por maternidad de esta. Esta situación que no se observa en ningún otro homínido y que es rara avis en la historia humana, tiene la capacidad de generar un vinculo inseguro en el niño (no necesariamente, pero si lo facilita), con lo que el desarrollo de la corteza orbitofrontal será deficiente, la regulación del sistema limbito inadecuada y las estrategias de coping o afrontamiento, quedarán disminuidas y desajustadas. Por esto las situaciones diarias en general, y las más importantes en particular, podrán ser vividas con un estrés elevado por parte del niño, lo que le generará angustia e incomodidad ante las situaciones nuevas, propiciando la asociación entre situación nueva y peligro-amenaza (con la sobreactivación de la respuesta de estrés correspondiente), con lo que su actitud quedará condicionada hacia y por el mal afrontamiento de las situaciones nuevas. Esto entorpecerá en el niño la superación incluso de los pequeños problemas y cambios de su vida, y hará propias del niño las actitudes que tan bien se definen por “hacer una montaña de un grano de arena” o “ahogarse en un vaso de agua”. Todo esto tiende a propiciar un aumento de las huidas finales y fatales que son los actos suicidas.

 

LA TENDENCIA ACTUAL A NO DARLE EL PECHO AL BEBÉ POR CUESTIONES ESTÉTICAS O DE HORARIOS Y EL QUE DUERMA EN UNA HABITACIÓN DISTINTA DE LA MADRE DESDE RECIÉN NACIDO también pueden muy bien generar un apego inseguro, además de deficiencias en el desarrollo del sistema nervioso en general y del sistema límbico en particular (cortisol, catecolaminas), con la consecuente disminución de las capacidades de coping. Esto puede llevar a la misma espiral antes descrita: suceso negativo, incapacidad para afrontarlo, huida; acumulación de sucesos negativos, incapacidad insoportable, huida fatal y definitiva (suicidio).